La mejor etapa del EMPLEO es el DESEMPLEO

Sr. Pérez gracias por todo su apoyo durante estos 10 años dentro de la organización, pero, debido a un recorte de personal en la empresa; nos vemos en la obligada necesidad de prescindir de sus servicios…
¿Cuántas personas no han escuchado alguna frase similar como la que le dijeron al Sr. Pérez?  Suele ser difícil asimilar esta noticia en tu vida, la cual se ve rodeada de muchos cuestionamientos tales como; ¿Conseguiré trabajo pronto?, ¿Y si nadie me contrata?, ¿Me pagarán menos?, ¿Cómo terminaré de pagar mis deudas?. Sin duda alguna es una etapa en la cual a la mayoría nos ha tocado experimentar, y no solamente con el hecho de que te despidan, sino el haber renunciado por querer encontrar algo mejor; ó los que acaban de egresar de alguna Licenciatura y no tienen éxito alguno en la búsqueda de algún trabajo relacionado a su campo laboral y terminan frustrándose en vista del éxito no obtenido.
Pero que pasaría si todos convirtiéramos por así llamarlo esta tragedia en una oportunidad… y bien dicen que cuando la necesidad es fuerte la creatividad sale sobrando.
En México según INEGI, en Abril del 2015; el 68.15% de la Población Económicamente Activa (PEA) trabajan como subordinados en diversos puestos de trabajo; solamente el 21.88% trabaja de manera independiente; el 5.68% se desempeña en los negocios o en las parcelas familiares y el 4.29% son patrones o empleadores.
Esto indudablemente me hace recordar que cuando me encontraba estudiando en la Universidad, era algo típico escuchar por nuestros mentores que teníamos que salir con mentalidad de EMPRENDEDOR y no de TRABAJADOR, es por eso que agradezco las materias que se me impartieron para cumplir con dicho objetivo, tales como: “Desarrollo de producto“ ó la participación en la “Feria de Emprendedores“… pero algo muy importante falto en mi carrera; sin duda alguna una materia en la cual nos enseñasen: ¿Cuánto vale nuestro trabajo?, ¿Cómo vendernos a la hora de presentarnos frente a un nuevo cliente ó a un reclutador?, “La importancia de hacer networking“,¿Cómo cuidar nuestra imagen como profesionista?, entre otras cosas.
Dado estos factores, se dificulta un poco más el sobrellevar esta fase; OJO no estoy justificando y mucho menos culpando a las instituciones universitarias, ya que en uno mismo esta el interés de aprender por su cuenta o investigar; pero claro esta que si estas enseñanzas se hubieran inculcado desde antes, otro gallo cantaría. Y bien, ¿Hacia dónde quiero ir con lo antes expuesto?
He tenido la oportunidad de conocer personas las cuales han perdido su trabajo, y entran en una etapa de profunda depresión ( incluyéndome a mí) ya que empiezas a dudar si realmente la carrera que elegiste fue la correcta, que tal vez no eres lo suficientemente bueno para una empresa, que el NOSOTROS TE LLAMAMOS se convierte en una nueva modalidad para decirte que no están interesados en ti. Pero como en todos los casos existe el otro lado de la moneda, en donde también he presenciado personas que pasan por lo mismo; con la diferencia que empiezan a creer en ellos mismos, que se cansan de estar esperando a que los llamen, y donde la creatividad y las ganas de emprender son el principal ingrediente para este nuevo ciclo.
¿Los resultados? En la mayoría favorables, donde la primer barrera que se tiene que derribar es el miedo, otro factor que preocupa lógicamente es el monetario; pero no siempre para emprender se necesita invertir grandes cantidades de dinero, para esto se recomienda buscar apoyos económicos a través de financiamientos gubernamentales que se ofertan para emprendedores, o bien el buscar compañeros que te apoyen para embarcar juntos en ese proyecto con el cual siempre te has pasado soñando; mientras trabajabas frente a un escritorio 8 horas diarias de tu vida.
Y es ahí cuando todo va tomando forma, cuando te das cuenta que serán bastantes las caídas, pero nada comparado con las lecciones que conseguirás y que ya no hay vuelta atrás, donde definitivamente empezarás tanto agradecer todas las experiencias que adquiriste en tu antiguo trabajo, como el haberte dado la oportunidad de realizar algo diferente con el rumbo de tu existencia en este mundo tan competitivo al que nos enfrentamos diariamente, y agradecer la etapa del desempleo como una de las lecciones más importantes para tu desarrollo profesional como laboral. Sé de ese pequeño porcentaje que emprende para conseguir éxito en la vida. Simplemente atrévete y desafía el que pasará y comprueba que la mejor etapa del empleo es el desempleo.
Thinking concept

Thinking concept

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s